domingo, 16 de diciembre de 2012

Desmontando al Ranger: 6 actores que podrían reventar a Chuck Norris

A mí es que esa barba me genera más ternura que respeto o miedo.


Cuando se puso de moda el temita de Chuck Norris hace años, yo mismo me reí con ganas de ver tantas veces las palabras “patada giratoria” repetida en tan poco tiempo. Lo que también es cierto es que nunca pensé que se pondría tan de moda y que incluso a día de hoy aquel meme (sí, amigos, meme es cualquier moda de internet) persistiera cansinamente por mis redes sociales y, sobre todo, por ese supuesto blog que en realidad es una jodida página de Tumblr llamada FinoFilipino (que no visito, pero bien que me la bombardean por Feisbu). Permitidme antes dejar clara una cosa sobre FinoFilipino, de hecho: si el Capitán Urías tiene como hashtag personal en Twitter #TLQM, que viene a significar “Todo Lo Que Mola”, FinoFilipino es #TLQ, es decir, “Todo Lo Quemado”. Pero el tema, amigos, es que Chuck Norris siempre fue una mierda, y más allá de su enfrentamiento con Bruce Lee en El Furor del Dragón, tampoco hizo cosas que molaran ni nada parecido. Invasión USA, Delta Force o Desaparecido en Combate son películas MUY MUY MUY malas, incluso para verlas irónicamente (si acaso, Marcado para Morir aún podría tener un pase, pero ni eso). Incluso más allá, a NADIE le gustaba Chuck Norris en los 80, contrariamente a lo que quiera decir la corriente del agujero negro de los 80 que dice Viruete, más que nada porque las películas de Schwarzenegger, Stallone o Bruce Willis de aquella época eran mucho más entretenidas, mataban más y tenían más frases de tío duro, que es lo que nos gustaba a todos de ese cine violento, fascista... y adorable. Y sobre todo es por una cosa: porque uno tiene la sensación de que a Chuck Norris habría unos cuantos ostiadores profesionales del cine que podrían darle un buen repaso y crujirle vivo, y que sin embargo son mucho menos conocidos, pero tienen una forma de hacer artes marciales que haría temblar al pesao de las barbas. Así que paso a hacer una pequeña lista de... ¡actores que podrían patearle el culo a Chuck Norris!

Other arms hurt, this arm kills


Siu-Wong Fan: Historia de Ricky es un clásico inmortal del cine de mierda chino de toda la vida. Cualquiera que tenga los huevecillos un mínimo pelaos en ver cine cutrongo ha visto esa película con devoción y respeto. A fin de cuentas, todos los devoradores de basura fílmica disfrutábamos (o en presente, qué coño) con el gore imbécil que se puso de moda en los 90. Ricky está fuerte, físicamente hablando... no, está mazao... no... está MAZADÍSIMO, lo cual ya le da una ventaja contra Chuck. Además, controló sus poderes de destrucción masiva en apenas 2 minutos de metraje, lo que ya le cualifica no para darle de ostias a Chuck Norris, sino también a Goku, Luke Cage y Zangief. Los puñetazos de Ricky no hieren, destruyen. Atraviesan carne, destripan, arrancan cabezas y casi desgarran el tejido espacio-temporal, aparte de tener un factor curativo que hace que en una escena le atraviesen la mano con un hierro y a la siguiente no tenga ni un rasguño. Ni Lobezno lo haría mejor. El resultado de un combate entre Ricky Oh y Chuck Norris dejaría sin rangers a Texas, porque le mataría a él convirtiéndole en una masa sanguinolenta y al resto del disgusto.

Si te mira, ya estás muerto


Sonny Chiba: cuando Sonny apareció en mi vida a través de The Street Fighter, me di cuenta de que mi sistema de valores en cuanto a galletas integrales estaba al revés. Sonny, como buen karateka japonés, economiza todo lo posible en movimientos, y realmente puede patearte el culo solamente hablando. Y mirándote. El gesto ceñudo y desquiciado de Sonny Chiba es el de alguien a quien, si ves tomándose un café en un bar cualquiera, ya sabes que te partiría la cara. No es especialmente musculoso, no es acrobático, no es ni siquiera espectacular, pero te habría dado la primera ostia sólo sonriéndote con sorna y diciendo lo inútil y poco digno que eres. Ahora, cuando se pone a repartir en sí, es un karateka consumado (2º Dan en Goju-ryu y 4º Dan en Kyukushin, nada menos), y le hemos visto haciendo que le revienten órganos y se le salgan ojos a la gente con sus shutos en la cepa de la oreja marca de la casa. Además, es un galanazo con las mujeres, y puede darle un beso a tu mujer en los morros delante de ti, que tú no podrías hacer nada (y según el sr. VCR, la puede dejar embarazada sólo mirándola). La barba de Chuck volaría en pedazos con el resto de su cabeza al primer puñetazo.

Normal que se asuste. Ya sabe lo que le viene encima con esa pierna.


Hwang- Jang Lee: muchos nombran a Jackie Chan cuando se acuerdan de actores chinos que dan toñas, pero pocos se dan cuenta de que el señor Lee, usuario de la Técnica del Águila, le pegó una soberana paliza en sus años mozos en dos películas diferentes y con diferentes pelucas, pero con las mismas patadas mortales. Hasta que no apareció por allí Yuen Shiao Tien para entrenarle o incluso ayudarle, Hwang Jang Lee partía la pana y apalizaba escuelas de kung fu enteras, cortando con las manos y con la permanente cara de perdonarle la vida a quien estaba luchando con él. Y el bigotazo, claro. En el momento en el que Chuck se hubiera dado la vuelta para hacer su famosa patada giratoria, seguramente Hwang ya le habría metido cuatro o cinco cañonazos de pierna en las costillas, y para cuando quisiera terminar, después de bloquearla (PORQUE PUEDE) le habría rajado entero el pecho con las garras del águila. No arrancándole el pelo como Bruce Lee, no, arrancándole la puta piel.

La mano es tan peligrosa como el puño... en serio


Gary Daniels: seguramente el nombre ni os suena, pero os daré un dato: El Puño de la Estrella del Norte. Cuando se hizo la película, se eligió a este señor para encarnar a Ken Shiro, seguramente por su tamaño, su mirada donde se ve una vida entera de sufrimiento y entrenamiento y su capacidad para memorizar los puntos exactos del cuerpo donde tiene que presionar para que a uno le explote la cabeza. “¿En serio?” se preguntarán algunos “¿entonces lo que hace Bill en Kill Bill ya estaba inventao?” Sí, desde que se hicieron todas las películas que “homenajea” Tarantino. Pero el caso es que es un hombre de precisión quirúrgica, que si quisiera afeitarte con el pie lo haría, y además, según los estándares ochenteros, mucho más guapo que Chuck Norris, que eso también da puntos (ha llevado MULLET). Además, seamos serios, si resistió que Costas Mandylor le metiera cinco veces los dedos en las tripas... ¿no va a aguantar una patada giratoria de nada? Hombre por favor... Además también hizo de Bryan Fury en la película de Tekken, y si eligen a Gary Daniels para hacer de androide asesino repartidor de patadas, por algo será ¡DIGO YO!

Es la segunda vez que veis vuestra virilidad amenazada en este blog.


Jeeja Yanin:  dirán algunos: "espera, esa foto es de una chica ¿no?" Y yo diré: "se va usted a decir obviedades a otro sitio eh". Pues sí, efectivamente, Yanin es una chica, concretamente la chica predilecta del director tailandés Prachya Pinkaew, con solo dos películas como protagonista en su haber pero a la que ya hemos visto hacer algunos de los stunts más bestias de los últimos años. Es pequeña y superdotada, porque parece aprender dos estilos diferentes con una rapidez cósmica en sus dos películas. Así que con ponerle una película de Chuck (como en Chocolate) o darle una botella de alpiste (como en Raging Phoenix), ya pelearía mejor que él, por muy tontita que parezca, cosa que le da factor sorpresa. Y todos sabemos las tendencias políticas del barbudo, así que muy probablemente asumiría que sólo sabe fregar y criar niños, y pondría una descacharrante cara de Richard Pryor al primer codazo. Porque ahí donde la veis, esa chica se ha fostiado a más tíos que los que tú conoces, y en Tailandia, con todo lo que ello supone. Además la chica aprendió viendo Ong Bak, con lo que sabe Muay Thai, y todos sabemos que los boxeadores tailandeses rompen botellas y árboles con las espinillas, así que no, Chuck tampoco tiene nada que hacer.

Sin el machete, morirías igual


Iko Uwais: pequeño, orejón, jovencito, barbilampiño, indonesio... nada haría pensar que este tío, en Redada Asesina, se enfrenta a un edificio entero lleno de tíos que quieren matarle y sale con un único corte de machete en la mejilla y alguna patada en el cuerpo. Sabemos, gracias a Merantau, que es porque durante toda su corta vida, sólo ha hecho una cosa: practicar el Silat y caminar su camino del guerrero. Da igual que Chuck fuera a cuerpo gentil que armado con pistolas, cuchillos o minipimers de combate, Iko se las quitaría, le heriría cuatro veces con ellas y le estamparía la cabeza contra la pared cuatro veces antes de que pudiera decir “giratoria”. Y todos hemos visto lo que hace cuando le das un poco de carrerilla, así que nada de enfrentarse a él en un pasillo estrecho, Chuck, que te juegas la integridad de tu columna vertebral.  

2 comentarios:

  1. Por fin un poco de sentido en cuanto a Chucky se refiere.

    Que ya cansa oiga, son muchos años.

    ResponderEliminar